Poder Judicial Accesible

México, 15 de mayo de 2019.

Convocó a catedráticos del Instituto de Estudios Judiciales del TSJCDMX a continuar su preparación, para encontrar nuevas soluciones a viejos problemas.

La directora General del IEJ, María Elena Ramírez Sánchez, aseguró que la educación no es un medio para alcanzar un fin; es un fin en sí mismo.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, magistrado Rafael Guerra Álvarez, encabezó la ceremonia de Entrega de Reconocimientos del Día del Maestro a docentes del Instituto de Estudios Judiciales (IEDJ), donde subrayó que, como integrantes del TSJCDMX, tenemos la oportunidad de contribuir para abrir los caminos de la justicia, en un México que la necesita más que nunca.

A magistradas, magistrados, juezas y jueces, y profesionistas de diversas áreas, quienes también imparten cátedra en el IEJ, los convocó a continuar sus estudios, a mantenerse abiertos a la posibilidad del cambio que trae consigo el conocimiento humano y a encontrar nuevas respuestas a las viejas preguntas o nuevas soluciones a los viejos problemas.

Guerra Álvarez destacó que la maestra, el profesor, la educadora, el catedrático, deben ser capaces de renunciar a los paradigmas del pasado, para que el futuro sea siempre infinito de posibilidades para los alumnos.

Los grandes retos de nuestro tiempo, dijo el magistrado, son creados por nosotros y sólo serán resueltos por nosotros. Explicó que esta generación, de mujeres y hombres, tiene el reto de resolver el cambio climático, el consumismo sin control, la desigualdad económica, de género o de oportunidades y la falta de conciencia sobre el futuro. Me refiero, agregó, a la necesidad de sustituir el egoísmo por el altruismo y la guerra por la paz; de difundir la hospitalidad universal y proteger los derechos humanos como uno de los grandes legados de la razón universal.

Guerra Álvarez señaló que, todos, como integrantes del TSJCDMX, tenemos la oportunidad de contribuir para abrir los caminos de la justicia, en un México que la necesita más que nunca.

“El problema es que rara vez tenemos la oportunidad de conocer los rostros o estrechar las manos de todas las personas, cuyas vidas cambiamos”.

Por último, destacó que, en el Día del Maestro, “no solamente quiero dedica un merecido homenaje a esta vocación a la que hemos dedicado nuestra vida, sino también traerles un mensaje de esperanza por el futuro y el crucial papel que los maestros jugarán en él”.

Por su parte, la directora General del Instituto de Estudios Judiciales, del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, subrayó que la educación no es un medio para alcanzar un fin; sino es un fin en sí mismo. Al destacar que todos somos corresponsables de nuestra profesionalización, dijo que nadie se educa solo; todos nos educamos.

El presidente del TSJCDMX estuvo acompañado por las magistradas Josefina Rosey González y Sara Patricia Orea Ochoa; así como por los magistrados Antonio Muñozcano Eternod, Eduardo Alfonso Guerrero Martínez y el consejero de la Judicatura, Jorge Martínez Arreguín.